lunes, 4 de junio de 2018

El Real Madrid sufrió este martes para encarrilar las semifinales de la Liga Endesa

El Real Madrid sufrió este martes para encarrilar las semifinales de la Liga Endesa y sumar su segundo triunfo consecutivo ante Herbalife Gran Canaria, ahora 92-83.

El mexicano Gustavo Ayón cooperó con 12 puntos.

Los visitantes exigieron lo máximo durante treinta minutos al campeón de la Euroliga, que resolvió a base de juego colectivo y acierto desde el triple un partido que tuvo cuesta arriba. Su reacción final les sitúa a un solo triunfo de la final y pone contra las cuerdas al equipo canario.

El partido tuvo un arranque eléctrico, con los dos equipos lanzados a por el segundo punto de la serie con Jeffery Taylor y Eulis Baez como principales argumentos ofensivos y buenos minutos del mexicano Gustavo Ayón, que mantenía a su equipo a base de su habitual lucha bajo tableros.

Al igual que ocurrió el domingo, los canarios salieron a por un triunfo que les permitiese seguir soñando, aunque en esta ocasión tenían enfrente a un rival mas centrado desde el salto inicial y que construía su juego a base de intensidad defensiva.

Los intercambios de golpes se sucedían y propiciaron alternativas en el marcador durante todo el primer cuarto, con máximas ventajas de tres puntos para cada bando y los pupilos de Luis Casimiro por delante tras los diez primeros minutos (19-21).

Los locales dieron pronto la vuelta a la situación a base de velocidad, aunque los errores en los tiros libres le lastraron y la aparición de un letal Markus Erikson, que anotó diez puntos en el segundo acto, permitieron el despegue visitante.

Tres triples consecutivos de Pablo Aguilar, Xavi Rabaseda y el propio Erikson fueron abriendo brechas a favor de un Herbalife que llegó a dominar por ocho puntos a base de juego de equipo e inspiración en ataque (41-33).

Llegó entonces la reacción blanca. Los hombres de Pablo Laso respondieron desde el perímetro con las mismas armas, y dos triples de Sergio Llull, otros dos de Luka Doncic y un quinto de Jaycee Carroll les permitieron llegar al descanso dos arriba tras veinte minutos de festival de juego ofensivo (52-50).

La igualdad se mantuvo en la reanudación de un partido de alto voltaje que carecía de un dominador claro. Con el paso de los minutos, las defensas se fueron imponiendo a los ataques y el ritmo anotador bajó, aunque el Gran Canaria seguía por delante con un Balvin dominando bajo aros (58-63).

El Real Madrid se atascó en ataque y Pablo Laso volvió a recurrir a Doncic y Tavares para intentar acabar con la resistencia canaria y cambiar el signo del partido, aunque fue Llull, con siete puntos consecutivos, el encargado de apretar el marcador al final de un tercer cuarto que empató Rudy Fernández sobre la bocina (70-70).

Tres triples de Thompkins, Doncic y Causeur en dos minutos y medio rompieron el partido en el arranque de los últimos diez minutos y lanzaron al campeón de la Euroliga a por el 2-0 en la eliminatoria.

Los blancos mordían en defensa y se mostraban letales en cada acometida. Con un parcial de salida de 11-2, Luis Casimiro se vio obligado a parar el partido al verse contra las cuerdas (81-72, min 33).

El Herbalife resistió como pudo, pero el Real Madrid ya estaba lanzado a por el partido y, con ventajas que rondaron la decena de puntos, no permitió sorpresas de última hora.